El ministerio de adoración se prepara para traer en cada celebración de la iglesia un mensaje musical que involucre a toda la congregación.

Trabajamos bajo el principio de que “Una iglesia con un ministerio de adoración poderoso es una iglesia que tiene un potencial de crecimiento”

Este ministerio también promueve la enseñanza musical para tocar instrumentos y clases de canto para niños y jóvenes que sean llamados a servir como adoradores de Dios.